8 mar. 2017

"CON ESCUELAS DESTRUÍDAS Y SALARIOS A LA MISERIA NO HAY CALIDAD EDUCATIVA"



Así lo afirmó el dirigente del Partido Obrero del Chaco tras la jornada de lucha que llevaron adelante los docentes de la provincia y respuesta al Gobierno Provincial que inauguró el ciclo lectivo 2017.

La Provincia del Chaco y, particularmente la ciudad de Resistencia, vivieron una nueva jornada de movilizaciones y medidas de fuerza protagonizada por los docentes para protestar y reclamar por mejoras salariales y cambios en la infraestructura que garanticen la educación pública.
Los trabajadores de la educación, además, recibieron el apoyo de distintos sectores tanto gremiales como políticos, entre los que se encuentra el Partido Obrero (PO). El dirigente Juan García se refirió a la problemática e hizo llegar a la redacción deTN24.com.ar su postura sobre la situación y su crítica al gobierno provincial.
A continuación compartimos el comunicado de García y la posición del PO en relación al conflicto docente.
Con escuelas destruídas y salarios de miseria, no hay calidad educativa
Con la excusa de la firma del “compromiso con la calidad educativa”, Peppo repartió culpas a diestra y siniestra por la crisis que atraviesa la educación. Atacó a los paros docentes, que, según dijo, deben ser considerados delito. Sostuvo que el sistema educativo está “saturado” de docentes. Apuntó también contra los padres y las familias, responsabilizándolas por la pérdida de días de clases.
El objetivo de este ataque contra familias y docentes fue tapar la responsabilidad de su propio Gobierno, de los Gobiernos precedentes y del Gobierno Nacional en la fenomenal crisis educativa.
Las escuelas, literalmente, se vienen abajo. Tuvimos en enero el caso del SUM de la escuela de Du Graty, que se derrumbó por defectos de construcción –sin que se haya informado ninguna sanción a la empresa ni a los funcionarios responsables-. La escuela 83 no comienza las clases por falta de baños. La secundaria 25 perdió en 2016 casi un mes de clases por falta de luz. Los padres de la Escuela 94 de Pampa del Indio se movilizaron esta semana, cansados de estudiar en un edificio derruido donde los niños conviven con víboras y vinchucas. La situación se repite en decenas de escuelas en toda la provincia.
La contracara de esta crisis de Infraestructura es la condena del Ministro de Educación por no poder justificar una suma multimillonaria asignada a la mejora de las escuelas bajo la gestión de Tete Romero. Mientras los edificios escolares se vienen abajo, el Ministerio maneja los fondos como una caja negra. La condena no impide que Peppo haya ratificado a Farías en el cargo.
Mientras toca la guitarra sobre la calidad educativa, el Gobierno destruye la capacitación docente en servicio. Este año, anunciaron su reemplazo por una degradada formación “virtual”. Es el tiro de gracia después de años de vaciar las capacitaciones docentes, eliminando cualquier tipo de capacitación útil para ser llevada a un aula.
Con carteles sosteniendo “no dejamos de enseñar, enseñamos a luchar”, los docentes de todo el país le dieron una lección a los Gobiernos de cómo defender derechos. La contundente movilización docente fue la mas importante en décadas en defensa del salario y la educación. Los salarios devaluados son el reflejo de una educación devaluada: el salario docente igual a la canasta familiar debería ser un punto de partida para reconstruir el sistema educativo. Peppo, en este rubro, es el peor de todos: ofreció el 4,5% de aumento salarial a los docentes.
En la paritaria docente se juega una pulseada que le interesa a todos los trabajadores. Con un aumento a los docentes por debajo de la inflación, pretenden condicionar la pauta paritaria de todos los gremios.
Apoyemos a nuestros docentes. Rodeemos la lucha de solidaridad activa, escuela por escuela, porque el triunfo de la huelga docente será un gran paso en la defensa de la educación pública y de los derechos de los trabajadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario