4 may. 2017

VILLA ANGELA: DEPRAVADO VIOLABA A UNA NENA DISCAPACITADA QUE ERA ENTREGADA POR SU MADRE


Los hechos de abuso se produjeron entre 2013 y 2015. La madre de la víctima llevaba día por medio a su hija hasta la casa de su abusador y la forzaba a tener relaciones sexuales a cambio de dinero.

Tanto la mujer como el violador, de 76 años de edad, fueron condenados a 10 años de prisión. Llamativamente, ambos tienen prisión domiciliaria.
Una mujer de 34 años fue condenada a 10 años y seis meses de prisión luego de que la Justicia constatara que durante al menos dos años entregaba y forzaba a su hija discapacitada de 12 años a tener relaciones sexuales con un hombre a cambio de dinero. El depravado que abusaba de ella tiene 76 años y también recibió la misma pena. Llamativamente, ambos condenados fueron beneficiados con la prisión domiciliaria.
Si bien el juicio se desarrolló y se dictó condena en diciembre del año pasado, los detalles recién se conocieron ahora. Según se pudo saber, los abusos se dieron desde 2013 hasta 2015 en la casa del abusador, Eduardo Omar Galazzo, de 76 años.
De acuerdo al expediente judicial, la modalidad ejercida era la siguiente: la madre de la víctima la llevaba a las 8 de la mañana hasta la casa de su abusador. La hacía entrar y la forzaba a tener relaciones sexuales a cambio de dinero, que variaba entre los 100 y los 200 pesos.
Cuando comenzaron los abusos, la niña tenía sólo 12 años. De acuerdo al informe médico, padece “retraso mental u oligofrenia”. Si bien la víctima se resistía, la madre la amenazaba diciendo que su padre la iba a golpear si no hacía lo que ella le pedía. También el violador, Galazzo, la amenazaba con pegarle.
Además, para completar el siniestro cuadro, en la vivienda donde se cometían estos hechos, estaban durmiendo en habitaciones lindantes los nietos del abusador.
Los abusos se dieron día por medio, durante al menos dos años. De acuerdo al expediente judicial, la madre la obligaba a buscar anticonceptivos hasta la salita del barrio y todas las noches, a las 21, controlaba que se los tome. El último abuso se concretó el 28 de mayo de 2015. 
Meses después del último hecho de abuso, la niña se fue de su casa. Sin embargo, no dejó el colegio. La psicóloga de la Escuela Especial notó que la joven -que ahora tenía 14 años- no estaba bien y que además faltaba de su hogar desde hace varios días. Comenzó a hacerle preguntas, hasta que la adolescente contó todo.
Ante esta situación, la profesional hizo la denuncia en la División de Atención a la Mujer y luego se procedió a la detención tanto de la madre de la niña como del abusador.
La declaración
"Tengo 14 años y estoy acá por una violación”, dijo la víctima el 2 de junio de 2015 en la Fiscalía de Investigaciones N°1 de Villa Ángela. En su declaración, la joven acusó directamente a su abusador y a su madre, a quien señaló como una mala persona que sólo le interesaba la plata. Además dejó en claro que su papá no sabía lo que pasaba.
Galazzo fue el que me violó, no se bien su nombre. Mi mamá lo conocía desde que nos volvimos a vivir a la casa de mi abuela, de la mamá de ella”, agregó.
Una vez fuimos las dos a la casa de él, yo tenía 13 años. El vive viniendo del Hospital, pasando el cajero, dice despensa Galazzo y tiene una puerta verde. Mi mamá quedó adentro del baño, yo le dije a mi mamá no quiero tener nada sexual con él, y como él me empezó a sacar la ropa, me fui adentro del baño y ellos quedaron en la pieza, cerraron la puerta del baño, tenían la música fuerte y yo no escuchaba nada”, contó la víctima.
Yo tenía 12 o 13 años cuando mi mamá me llevó la primera vez a la casa de Galazzo. No pasó nada porque yo le dije que iba a gritar. Yo me iba a su casa un día miércoles y después tenía que ir otra vez el lunes. La otra vez fue al otro día, mi mamá me tenía de las piernas para que él me saque la ropa, el me empezó a toquetear todo, él también se sacó la ropa y se sentó arriba mío, ahi el empezó a hacerme malas palabras, me dijo que me quede quieta porque sino me dijo que me iba a pegar”, dijo.
El estaba arriba mío, sacó eso que tienen los hombres, sacó la bola, ahi me agarró miedo, me la puso a mi, por adelante, yo no quise, me la puso igual. Mi mamá no hizo nada, lo único que quería era plata”, contó la víctima.
Después terminamos, mi mamá me soltó, él sacó la plata y se la dió a mi mamá. El le dió cien o ciento cincuenta, nos daba. De ahi, iba cada tanto, día por medio, iba a la mañana, porque los nietos estaban durmiendo. Los hijos no estaban. Nosotros estábamos atrás, al fondo de todo, ahi está la pieza de él”, relató.
El no se ponía nada, yo me estoy cuidando con pastillas, en la salita me daban. Mi mamá me seguía en otra moto para ver si yo llegaba a la casa de Galazzo. La última vez que pasó esto fue el jueves 27 de mayo a las ocho de la mañana. Mi mamá me decía 'Yo tengo un chico que te vigila'. Yo le tengo mucho miedo a mi mamá, ella sale los sábados y toma y se pone nerviosa, te quiere pegar, todo. Nos pega con un trenzado, a mis otros hermanitos les pega con la mano”, sostuvo.
Según la víctima, su papá no sabía nada de lo que ocurría. Inclusive cuando detuvieron a su esposa, su padre no creía en lo que le decía su hija. “Mi papá vive con nosotros pero mi papá no sabía nada de todo esto. Mi mamá me decía que no cuente nada a mi papá porque me iba a pegar. Yo conté en la escuela porque tenía miedo de estar embarazada. Yo me olvidé varias veces de tomar la pastilla”, comentó.
Yo no estuve con otros chicos, tuve novio pero no tuve sexo. Yo sólo estuve con Galazzo. No me voy a acordar bien cuántas veces fui en total a la casa de Galazzo, fueron muchísimas veces. Cuando iba estaba una hora o dos, el me esperaba y cerraba todo para que nadie lo moleste, todos los días a las ocho de la mañana, hoy tenía que ir, por eso le conté”, dijo.
El pedía que le chupe, yo no quería pero me dijo que sino lo hacía no me iba a dar nada, esta última vez fue la única vez que él me hizo que le chupe. Esta última vez me dió doscientos pesos, yo todo se lo dí a mi mamá. La primera vez que lo conté fue a la seño", finalizó. 
El juicio        
Tras recolectar pruebas y testimonios, Galazzo y la madre de la víctima fueron acusados de promoción y facilitación de la prostitución de menores mediante intimidación y aprovechamiento de la situación de vulnerabilidad de la víctima en grado de coautoría y corrupción de menores agravado por el uso de violencia, amenazas e intimidación todo en concurso real. También fueron acusados de abuso sexual con acceso carnal agravado por su condición de ascendiente en grado de participación primaria.
El juicio se llevó a cabo en la Cámara en lo Criminal de Villa Ángela. El Tribunal estaba constituido por Ricardo Miguel González Mehal (presidente), Hilda Beatriz Moreschi y Daniel Javier Ruiz (vocales). La fiscalía de Cámara estaba a cargo de Silvana Karina Rinaldis. Galazzo fue defendido por Carlos Pignata y la madre de la víctima fue representada legalmente por Javier Lombardi.
La sentencia N°75 tiene fecha del seis de diciembre de 2016. En la misma, se condenó a Eduardo Omar Galazzo a una pena de 10 años y seis meses de prisión. En tanto que a la madre de la víctima (que para proteger la identidad de la niña no se explicita en esta nota) le cupo la misma pena.
Lo llamativo del caso fue el pedido de la fiscal Rinaldis, al cual el tribunal accedió. Rinaldis solicitó para ambos condenados el beneficio de la prisión domiliciaria. En el caso de Galazzo, el justificativo era la edad (mayor de 70 años).  Y en el caso de la madre de la víctima, se pidió este beneficio por el hecho de que tiene un hijo menor de 5 años.  Actualmente ambos siguen detenidos en casas particulares. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario